Saltar al contenido

«Teníamos que contar la historia de inmediato»

La periodista mexicana Rocío Gallegos participó en el Congreso de Mérida, España, en una mesa titulada "Cuando el gobierno es incapaz de proteger. El Caso Ciudad Juárez"

Por Redacción Migrazine

Foto: Rocío Gallegos en conversación con Jaime Armendáriz (VI Congreso de Mérida)


MÉRIDA, España (24 de abril de 2023).- «Fue impresionante ver 37 cuerpos de migrantes tiznados, completamente negros, tirados. Así fueron colocados por el cuerpo de bomberos de Ciudad Juárez. Era una escena que nos estrujó. Pese a estar acostumbrados a la cobertura de escenas de crimen, nunca habíamos visto un espectáculo como el que estábamos viendo. Eran personas que habían sido rescatadas sin vida y (a cuyos cuerpos) empezaban a colocarles esas mantas térmicas de color aluminio en medio de un enjambre de ambulancias y de bomberos».

Así es como la periodista Rocío Gallegos, fundadora del portal de noticias La Verdad Juárez, narró una de las primeras escenas que atestiguó aquella noche del 27 de marzo en la que un total de 40 migrantes fueron dejados morir en un incendio ocurrido dentro de un centro de detención del Instituto Nacional de Migración (INM).

Invitada al VI Congreso Internacional de Periodismo de Migraciones, realizado en la ciudad española de Mérida, Gallegos sostuvo una conversación con el también periodista mexicano Jaime Armendáriz, fundador del medio Raíchali Noticias de Chihuahua, el cual, al igual que La Verdad Juárez, nació en 2018. Bajo el título «Cuando el gobierno es incapaz de proteger: el caso Ciudad Juarez», la periodista relató la forma en que ella y su equipo reportearon aquella tragedia desde el mismo momento en que ocurrió y cómo la información que publicaron ayudó a revelar hechos que el gobierno quiso ocultar.

Gallegos explicó que en La Verdad Juárez sabían que en ese centro del INM se llevaban detenidos a todos los inmigrantes que, según la autoridad, no habían podido comprobar su estancia legal en el país. Sin embargo, los periodistas no sabían cuánta gente estaba ahí detenida, ya que la autoridad migratoria es «una de las mas cerradas del país», señaló Gallegos.

«Esos centros -agregó- fueron cerrados no sólo a la prensa, sino también a los organismos que trabajan en el apoyo y la asistencia a migrantes. Sólo pueden entrar diplomáticos de los países de donde salieron esos migrantes. Pero en Juárez no hay representación de esos países. Sólo hay una de El Salvador. (Casi todas) están en la Ciudad de México y una que otra en Tijuana».

 

Gallegos intentó hablar con algunos migrantes, pero los pocos que había por ahí tenían temor a ser detenidos. Aun así, la periodista y sus colegas obtuvieron datos importantes a través de bomberos y rescatistas.

En la charla con Armendáriz, Gallegos relató: «La tragedia ocurre a las nueve y media de la noche y nosotros llegamos como a las 10 y media. Todavía no acordonaban el área como escena de crimen. Regresamos a casa como a las 2 y media de la mañana a contar esa historia porque se tenía que contar de inmediato. Teníamos que decir lo que había (sucedido), considerando todo el escenario de cerrazón y opacidad que había en torno al INM».

La Verdad Juárez comenzó así a publicar una serie de historias sobre quiénes eran las víctimas y las anomalías que habían llevado a la tragedia. En la primera de esas historias uno de los testimonios afirmó que los inmigrantes afectados estaban encerrados bajo llave y que su protesta se debió a que no tenían alimento y necesitaban agua.

«Era importante que eso se contara antes de que saliera alguien del gobierno (a dar otra información). Lo hizo los primeros minutos el presidente de la República (Andrés Manuel López Obrador): dio una versión (que) coincidía en que había una protesta, sí, pero dijo que (los migrantes) protestaban porque los iban a deportar. No, no era por eso. Afortunadamente lo dijimos antes. Y estos testimonios que logramos rescatar en el momento de los hechos han podido corroborarse en el seguimiento de las audiencias judiciales de las personas que fueron procesadas», explicó Gallegos.

La mayoría de los medios siguió la narrativa del régimen y publicó que la causa de la protesta era que los migrantes no querían ser deportados. «Nosotros -comentó Gallegos- tratamos de exhibir ese discurso oficial y mostrar realmente lo que ocurrió, con puro trabajo de campo, estando ahí. Recurrimos a migrantes sobrevivientes. Muchos de ellos comenzaron a concentrar amigos y familiares de las víctimas».

El equipo de reporteros de La Verdad Juárez recogió también informaciones más precisas que daban cuenta que los migrantes no pudieron escapar de las llamas porque estaban encerrados con candando y ninguno de los custodios, presentes en el lugar de los hechos, quiso abrir las puertas para que ellos pudieran salir y salvar sus vidas.

Posteriormente, el gobierno anunció que entre las personas detenidas por la tragedia estaba el inmigrante que supuestamente provocó el incendio. Gallegos y sus colegas del portal habían estado en contacto con la familia en Chile de una posible víctima del incendio: se trataba de un venezolano que no se sabía si estaba muerto o herido.

«Cuando (las autoridades) dan a conocer que hay un migrante detenido, nosotros ya contábamos con la historia de quien era él. Logramos hablar con sus familiares en Chile y Venezuela, y el gran temor de ellos es que lo pudieran desaparecer las autoridades«, señaló Gallegos. Ello generó una profunda discusión al interior de la redacción de La Verdad Juárez.

Gallegos explicó: «Nos generó un gran debate si debíamos revelar o no su identidad (la del migrante venezolano). Nosotros (como periodistas) estamos sujetos  en México a (respetar) la presunción de inocencia; una serie de políticas de gobierno te prohiben revelar los nombres de las personas sujetas a proceso (…) (pero) decidimos revelar su identidad, e incluso su foto, porque estaba en riesgo de que fuera desaparecido.

«Fue un debate interno: (nos preguntamos) ¿qué hacemos?; hay violaciones al debido proceso, ¿cuáles son los riesgos que enfrentamos como periodistas tomando ese tipo de decisiones?». Gallegos justifica la decisión del medio por significar «el respaldo a una comunidad, a una familia que buscaba a los suyos, en medio de opacidad y mentiras y de mucho dolor».

El Congreso Internacional de Periodismo de Migraciones es organizado anualmente por la Fundación PorCausa de Investigación, Periodismo y Migraciones, y patrocinado por la Junta de Extremadura. La participación de Rocío Gallegos tuvo lugar en la segunda y última jornada del Congreso el pasado 20 de abril.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Configurar